Blogia
Los archivos lúcidos, aunque cada vez menos, que me hago mayor

Pechugas de cuarto y mitad

Pechugas de cuarto y mitad

Si al profesor referido hace unas semanas no se le cruzan los cables, ya sólo faltan formalismos para ser licenciado. ¿Que qué siento? Pues vértigo. Hay demasiado tiempo y mucho recorrido por delante. Menos mal que estoy bien acompañado y que, creo, ya he andado parte del camino. Es pronto todavía para saber qué va a ser de mí o que voy a hacer yo para ser algo, pero no hay que echarse a sobar a un lado del camino. Mejor andarlo y aguantar lo que pueda caerme encima.

De momento, no me he emborrachado para celebrar nada. ¿Es una señal? ¿O es una putada? Lo segundo, sin duda alguna, pero estaba demasiado cansado. Por lo tanto, es una señal. 

Otro día que tenga más tiempo escribiré sobre algo más interesante, o lo haré con más dedicación. Debería hablar sobre el disco de Wilco, o sobre le que saca Ryan Adams dentro de unas semanas, sobre la Liga, acerca de chichis veinteañeros o pechugas de cuarto y mitad, pero no es el momento. Suerte a los que empezáis ahora los exámenes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres