Blogia
Los archivos lúcidos, aunque cada vez menos, que me hago mayor

La noche de reyes.

La noche de reyes. Aunque mi estómago sigue su particular camino de sanación, yo no quepo en mí de la emoción... Pues no, la verdad. Lo de los Reyes Magos es un poco absurdo ya. Sí, claro que me gusta recibir regalos y, por supuesto, hacer buenos regalos como los que he comprado, pero ¿tanta tontería es necesaria? He ido a la Fnac a comprar unas cosillas de última hora y casi no salgo vivo. Demasiada gente. Es horrible. Entre la cabalgata y la gente como yo que dejamos cosas para el último momento no había sitio ni para un alfiler de pie. Cuando volvía a casa me ha llamado Andrés para ir a... y nos hemos encontrado a Borja y a un amigo suyo cuyo nombre nunca recuerdo. Es mi problema con los nombres.
Pues nada. Espero que hayáis comprado todo ya y que no estéis por ahí fuera peleando por dar dos pasos seguidos sin tener que chocar con nadie. A algunos de los que leéis esto os voy a ver en unas pocas horitas, así que, hasta luego. Al resto, que os traigan muchas cosas los Reyes y que folléis mucho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Shere -

Que fé tienes Victor: "chssss, esas manos" je je.
Bueno no seré mala. Yo tb me quedo con lo último...después del amigo invisible de David...

Superpera -

Casi que me quedo con la última idea de tu post de hoy, que lo de los regalos es secundario.

Por cierto! Empieza a asustarte por lo de tu estómago porque Errol estaba igualito que tu y luego con la fuerza de sus pedos volaba...

Borja -

se llama Javi. Venga, que tú puedes, no es tan difícil...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres