Blogia
Los archivos lúcidos, aunque cada vez menos, que me hago mayor

Mosca muerta. Un problema menos

Mosca muerta. Un problema menos

Está claro que mi habitación sólo ha concedido cédula de habitabilidad a un alma viviente, y es la mía. Ahora que el otro socio mayoritario del agujero en la pared se ha marchado hasta no se sabe cuándo, soy el único con permiso, y  me jode que entre la maldita mosca que está rondando la lámpara y la pantalla del ordenador. Es del tamaño de un puño, negra como los cojones de un grillo e igual de asquerosa que un escupitajo de marinero.

 Vuelvo a la blogosfera de mala leche. Tengo ganas de aplastar a ese maldito insecto. Se pavonea delante de mí, como todas esas tías del autobús, y luego aparca el bullas lejos.

 La he cazado. Apuntadlo en mi cuenta, al lado de la línea que dice “escéptico sobre la responsabilidad de la actividad humana en el supuesto cambio climático”. Por ejemplo: “mata-moscas: un día mató a una”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Frank Einstein -

Macho, casi un mes sin actualizar ¿te encuentras bien? Nos tienes abandonaos a tus lectores habituales...

Anónimo -

Tus fans exigen una actualización. Pareces yo ;)

Soni -

Eso, deja de matar moscas y actualiza.

Sergio -

Qué pasa tío, que le has dicho a la mosca que actualice ella el blog o que? Un abrazo.

Frank Einstein -

¡Cabronazo! ¡Esa mosca era un ser vivo! :D :D :D
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres